Can Cisa, Born to be Wine

Can Cisa Barcelona es como las personas si las juzgas por la fachada puedes equivocarte, y es solamente cuando te adentras en su interior cuando descubres como son y lo hacen especiales.

Su fachada gris y con letras plateadas me confundió, pensé que era un lugar donde me iba a encontrar incomoda, pero nada mas lejos de la realidad. Me sentí un poco como el protagonista de esa pelicula de Woody Allen  llamada Midnight in Paris,en la que por la noche se adentraba en un café cualquiera de París y de repente se encontraba a los grandes artistas de la época. No me malinterpreteis, no me refiero a que Can Cisa sea un lugar de intelectuales, sino que se respira un ambiente diferente, cálido, especial, rústico,natural, vinícola, de bodega, de vino.

can-cisa1

Al entrar por la calle Princesa 14, se recorre un pasillo de mesas y botellas de vino colocadas en estanterías , y es que en un inicio, este espacio era únicamente una tiendas de vinos, vinos ecológicos, auténticos , sin correcciones si me permitís decirlo: vinos de verdad. De hecho, han mantenido esta parte de la tienda en la que venden vinos a granel y botas.

can-cisa-interior

Can Cisa esta compuesto por 3 espacios conectados: la tienda (a la que se accede desde la calle Princesa 14, el restaurante (Bar Brutal) y la barra (Barra de Fusta) a la que se puede acceder desde la la callejuela Barra de Ferro (al lado del Museo Picasso). Cada uno convive perfectamente con el espacio contiguo y todos juntos funcionan mejor que cada uno por separado, es como si se necesitaran los unos a los otros.

Bueno vamos a la chicha: ¿Qué tal se come? Pues bien, la carta es otra de las cosas que me sorprendió ya que es un papel suelto, con tapas y platos muy sencillos pero ricos y  precios muy asequibles, me esperaba algo mas majestuoso, con tapa dura, y cordón que une las hojas…y no, era de ‘barro’, de esas que se manchan con gotas de vino. Creo que la cantidad de platos es bastante limitada (aunque están muy muy bien elegidos) y que el precio está relacionado con el tamaño de las raciones, que es bastante pequeño. Pero creo que eso lo hace perfecto para una cena…

carta-can-cisa

Le dejé a mi amiga Rebecca (the ‘Godmather’) la elección del vino, y ella a su vez delegó esta decisión en una Somelier simpatiquísima llamada Nuria, que nos contó con muchísima pasión y entusiasmo, cuál es la historia detrás del vino que al final tomamos: Petit Chablis. Os invito a que lo probéis, y que le preguntéis a Nuria qué historia esconde este vino.

Pedimos los siguientes platos:

parmesano

cecina

Todo estaba riquísimo la verdad, se nota que utilizan productos frescos y de buena calidad. Aquí os dejo un par de detalles más del interior, y la materia prima, que está visible en la barra ¡me encanta!

interior-detalle-can-cisa

productos-can-cisa

Por último ¿a quién llevaría a Can Cisa?
– A algun@ amig@ amante del buen vino y el buen comer.
– A una cita que sea un poco menos formal, y se busque algo desenfadado y diferente.

CAN CISA

(Se recomienda reservar antes)
C/Princesa 14 esquina Barra de Ferro
Tlfn: 93 319 98 81
Horarios:  L-D

9.30 a 2h

Transporte:Jaume I (M: L4)
Precio: 30 € (con vino)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *