Xiringuito Escribá: una cita con el Mediterráneo

Un sitio para una cita romántica no tiene por qué ser de noche, a la luz de las velas, en un restaurante de lujo…para mí uno de los planes más románticos es disfrutar de una buena comida acompañada de un buen vino, viendo el mar y el horizonte de fondo en un día soleado. Pues bien, el Xiringuito Escribá es eso.  Situado delante de la Playa de Bogatell, huye de ser el típico chiringuito de la Barceloneta y se permite ser un chiringuito de tranquilidad y buena comida. Joan Escribá, el mediano de los famosos hermanos pasteleros Escribá, es el ‘culpable’ de un lugar que hace sentirse como en casa a sus comensales. decoracion-escriba

Empecemos este post-cita con un pequeño aperitivo para abrir boca: una copita de cava, unas aceitunas, y un vaso de agua Vichy, que para mí es lo más refrescante del mundo.  Todo esto rompiendo la conversación después de haber sido sorprendida por el maravilloso lugar, siempre ayuda a romper el hielo :) espera-escriba

aperitivo-escriba

Después, nos traen el menú, vamos a elegir unos entrantes. Es difícil, tienen la mayoría de mis favoritos: anchoas del cantábrico, ensaladilla rusa, croquetas, calamares, airbag de Jamón Ibérico…¡Los quiero todos!carta-escriba

Seleccionamos entonces las patatas bravas (mi debilidad), unos calamares ( son un buen indicador de la calidad de la materia prima de los restaurantes, una ensalada de ventresca (siempre hay que intentar acompañar la comida con ‘verde’). Tuve que sacrificar entonces el ‘airbag’ de Jamón Ibérico, una ración de jamón de primera calidad acompañada de un pan ‘inflado’ que se rompe y se come como si fueran picos de pan. [Anotado en mi lista de asuntos pendientes]

Para el segundo plato no hay lugar a dudas: Paella (o Fideguá)  de L’ Escribá, el must de este chiringuito. [Como vayas, y no la pruebes no te lo perdono]. Tened en cuenta, que cuando entras a este lugar, una de las primeras vistas que tiene, son unos fogones repletos de paelleras con paellas haciéndose con mimo y a fuego lento, para que me entendáis, estas son las vistas mientras esperamos a ser servidos. paella-en-proceso

Nos traen los entrantes, con una pinta espectacular, una presentación cuidada pero desenfadada y en la medida justa para que no le quite protagonismo al segundo plato, ‘la niña bonita’, la paella…

patatas-bravasdecoracion-escribaensalada-ventresca-escriba

No dejamos ni las migas, está todo riquísimo, y de repente aparece el simpático camarero, con una paellera gigante con unas cucharas de papel, y un cuenco con ali-oli. Y es que, desde mi punto de vista, así es como se tiene que comer la paella aquí. Si bien la paellera es gigante, el grosor del arroz incluido es muy finito, por lo que casi casi podemos decir que hay una capa. Eso hace que esté en su punto perfecto de cocción, que no se pase, que coja todo el sabor y que, incluso tenga ese ‘socarrat’ que a algunos nos vuelve locos. De ahí que el gusto esté en comerlo directamente desde la paellera con la cuchara, y con un poquito de salsa ali-oli. Recomiendo acompañar esta delicia con un poco de pan de coca con tomate, otra de mis debilidades…

paella-escribápan-coca-escriba

La conversación es cada vez más interesante ¿no?. Nos reímos, arreglamos el mundo, nos contamos historietas y anécdotas, nos quedamos unos segundos en silencio mirando el mar, luego nos miramos a los ojos…

¡¡Llegó la hora del postre!! El que para mí, es el segundo protagonista del Xiringuito Escribá. Ya os he comentado al principio que el anfitrión de este restaurante es un gran pastelero ¿recordáis? pues no hace falta ir a su pastelería a probar sus manjares. Para finalizar la cita, el camarero interrumple tímidamente para enseñarnos una bandeja que contiene una muestra de todos los postres disponibles y, muy amablemente nos enseña uno a uno explicándonos cómo está elaborado. bandeja-postres

Entonces empezamos a babear y , como buenos hedonistas, en lugar de elegir uno, elegimos cuatro: la tarta de chocolate, la mousse de limón y frambuesa, la tartaleta de limón y la mousse de chocolate. [el chocolate no puede faltar]. Nos faltan unos pocos por probar, de nuevo, me lo apunto como asunto pendiente…deliciosos, suaves, en su justa medida de ingredientes. Cuando pruebas unos postres TAN BIEN elaborados entiendes la magia que reside en su elaboración. Tiene que saber a todos los ingredientes, pero que ninguno de ellos predomine. Tiene que ser dulce, ácido, esponjoso, compacto, ligero, que nunca olvides, que te apetezca volver a probarlo…un poco como pasa con el amor ¿no? :)

detalle-postres-escriba

Se terminó la cita, y qué mejor cierre que tomar un café en La Guingueta de l’Escribà, el chiringuito que está a pie de playa justo delante del Xiringuito. Para terminar de disfrutar de las vistas, de la compañía, y para despertar…

¿Volvemos?

 

Xiringuito Escribà

Precio: La cuenta varía mucho de los entrantes, si se toma paella o no, el vino, etc…Sí que os puedo decir que el precio medio por persona con entrantes, vino, paella y postres son 35-40€, pero creo que merece mucho la pena (y la ocasión).

Calificación: 9/10

A quién llevaría: 

  • A una cita
  • A mi familia

Dirección:  Av. Litoral, 42 – 08005 Barcelona

Teléfono:  +34 932 210 729 /

Reservas: por teléfono/e-mail (si sois un grupo) o ‘in situ’.

Teléfono:  +34 932 210 729 /

reservas@xiringuitoescriba.com (sólo grupos)

Horario: 

DE L-V 13:00 a 16:30 y de 20:00 a 23:00

S – D : 13:00 – 17:00 y 20:00 a 23:00

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *